lunes, junio 25, 2007

Enfriamiento local


Sin preámbulos lo digo, he montado en un ómnibus de transporte urbano de La Habana, de los de 40 centavos... con aire acondicionado.

No, no vuelva a leer la línea anterior. Yo se lo repito si quiere. Yo he montado muy recientemente un ómnibus de 40 centavos, del transporte urbano regular de esta ciudad, y estaba encendido -y enfriando- el aire acondicionado. Espero que quede esto claro ahora, no importa si lo creen o no.

Había bastante calor ayer cuando me monté, y de esto pueden dar fe cualquiera de los que ayer estaban en La Habana. Por esto el enfriamiento local dentro del carro me vino de lo más bien. Fue una bendición, literalmente. Me sentí privilegiado, y un poco también como Alicia la del país de las maravillas, pues en este país donde ocurren cosas maravillosamente absurdas, inpensables e inimaginables, es a la vez impensable una cosa como esta.

Todavía estoy dando tumbos en mi mente tratándome de explicar lo ocurrido. Mi timidez me impidió preguntar abiertamente -cosa que debí haber hecho- al condutor o a cualquiera, si es que había viajado momentáneamente en el tiempo -o en el espacio- y había vuelto al final del viaje (qué desgracia!). La satisfacción de la baja y agradable temperatura me impidió pensar objetivamente, y más bien me limité a disfrutar de esta sensación de placer, sin dar mucho paso de momento a la incredulidad.

Fue cuando me bajé cerca del Coppelia que caí de a lleno en la cuenta de lo que me había ocurrido. Fue ahí que me percaté de que pocos me creerían tal anécdota. Habría hasta quienes al enterarse por correo electrónico, pensarían que faltó la frase "re-envía este correo a todos tus amigos y se cumplirá tu sueño de montar en La Habana un ómnibus de 40 centavos con aire acondicionado".

Así que me decidí a limitarme a contarlo sólo aquí, en este espacio virtual donde cabe lo que sea, a ver cómo se lo toman ustedes. Quizá también con la idea de que algún lector cubano, de la isla y no de fuera, pueda tener una explicación racional a esta historia. Quizá alguien más asiduo a recurrir a este tipo de transporte sepa qué puede estar pasando.

Yo por lo pronto me quedo con lo bueno, con la experiencia de haber vivido un momento posiblemente irrepetible. No importa si me creen, tan sólo como sueño puede ser agradable para muchos leer sobre esta experiencia.

9 comentarios:

waxaxo dijo...

Muy bueno

W

YOYINA dijo...

soy la parte gay del yoyin y bengo a denunsiar que soy un ladron y le robe el video de la calabacita a waxaxo, y les doy mis pruebas

La calabacita original

La calabacita copiada


screen del analysis de los avi, NO DIFFERENCE ENCOUNTERED

la berdad soy un descarao cara de guante caballero que quieren que haga, pero por suerte tengo mi parte maricona que es mas onesta y a partir de ahora va a empezar a denunsiar las vedades de las historias mentirosas esas que yo cuento

y ademas puse unos videos nuevos que me mandaron de cuba jijiji

LA YOYA

mecago dijo...

A mi tambien me ha pasado, 2 veces, de noche, en la ruta 174, q va de Linea a la Vibora. Me he quedado pasmado.

Left-handed dijo...

Bueno, pues tienes suerte en realidad, porque aquel día que me pasó me esperanzé, no de que fuera a quedarse así por siempre, sino que al menos me tocar una o dos veces más, pero nada. De ahí en adelante no la he visto pasar más.

Anónimo dijo...

Yo monté en varios P2 con aire acondicionado, durante junio y julio. Siempre encontraba expresiones buenísimas en la gente que montaba, sorprendida por el fresquito. De agosto y septiembre no puedo decir lo mismo, porque arreglé la bicicleta, y chao a las guaguas. Desde entonces, me conformo con las caras de la gente por la calle. Algunas también son buenísimas.

INGELMO dijo...

Me encantó tu blog Left-handed y además escrito desde la isla. Lo celebro.

Un saludo.

david santos dijo...

Me encantó tu trabajo!
Pero tengo por las personas cubanas mucha estima y pienso que lo terrorismo Norte Americano devia tener un lugar más destacado en tus trabajos.
Gracias.

Roberto dijo...

esto del aire acondicionado es dificil de creer es como que obama camine por el malecon a mi me paso igual me quede estupido cuando monte un carro con aire a,c que berracos somos los cubanos

Anónimo dijo...

Viva Fidel.Via a Revolução Cubana.